Problemática de las Redes de Saneamientos

Uno de los problemas medioambientales inherentes al crecimiento y expansión de las ciudades  es la progresiva impermeabilización del suelo.

 

En 1800 sólo el 1% de la población mundial vivía en ciudades de más de 10.000 habitantes. En 1960 dicha proporción era del 20%.

 

En 2025 la proporción se aproximará al 65%.

 

Algunos efectos negativos que provoca son: 

  • Alteración de las características naturales de terreno.
  • Inertización y desertización del suelo.
  • Aumento de la temperatura ambiente en las ciudades.
  • Deterioro de la calidad atmosférica.
  • Deterioro paisajístico y desnaturalización del entorno.

Sin embargo, el más grave de los impactos es el generado al agua de lluvia y posteriormente a todos los ecosistemas acuáticos.

 

Cuneta de hormigón atascada

La impermeabilidad del suelo produce en el ciclo hídrico:

 

  • La fractura del ciclo natural del agua.

  • Un alarmante aumento de los volúmenes de escorrentía.

  • Reducción de los tiempos de concentración.
  • Contaminación del agua de lluvia por arrastres y disolución de la contaminación urbana.
  • La sobrecarga de los sistemas de drenaje existentes y las descargas (DSU) por incapacidad de las depuradoras para tratar los enormes volúmenes de agua recogidos en tiempo de lluvia.
  • Aumento de las inundaciones y contaminación de los cauces receptores.

 

La situación es preocupante y claramente insostenible; es urgente adoptar nuevos criterios y técnicas que contribuyan a compensar el impacto generado al suelo, agua y atmósfera por los procesos urbanísticos y de edificación.

 

Soluciones

El objetivo de los SUDS es restaurar en la urbe el ciclo natural del agua y mantener la hidrología local, minimizando los impactos del desarrollo urbanístico, además de maximizar la integración paisajística y el valor social y ambiental de la actuación, naturalizando una buena parte de la infraestructura hídrica.

 

Los objetivos de los SUDS se podrían resumir en los siguientes aspectos:

  • Captar, gestionar y proporcionar un recurso natural, libre de contaminación.
  • Proteger los sistemas naturales: proteger y mejorar el ciclo del agua en entornos urbanos.
  • Integrar el tratamiento de las aguas de lluvia en el paisaje: maximizar el servicio al ciudadano mejorando el paisaje con la integración de cursos y/o láminas de agua en el entorno.
  • Proteger la calidad del agua: proteger la calidad de las aguas receptoras de escorrentías urbanas, reduciendo o evitando la contaminación de éstas, a ser posible en origen.
  • Reducir volúmenes de escorrentía y caudales punta: reducir caudales punta procedentes de zonas urbanizadas mediante elementos de retención y minimizando áreas impermeables.
  • Protección del sistema de saneamiento existente: al reducir o no incrementar los vertidos a la red de saneamiento convencional en tiempo de lluvia.
  • Incrementar el valor añadido minimizando costes: minimizar el coste de las infraestructuras de drenaje al mismo tiempo que aumenta el valor del entorno.
Parking con superficie vegetada filtrante

El sistema de drenaje ATLANTIS permite controlar la contaminación derivada del arrastre o escorrentía del agua de lluvia por las superficies impermeables de nuestras ciudades. Los sistemas tradicionales de alcantarillado recogen y concentran la contaminación, transportándola durante periodos de lluvia, incrementando los niveles de contaminación de ríos y océanos.

 

El sistema ATLANTIS emula el ciclo hidrológico natural, captando el agua a través de superficies altamente permeables.

 

El agua captada es tratada de forma natural a través de procesos de filtración y bioremediación.

Instalación del sistema Atlantis

Se trata de un sistema extremadamente sencillo, ya que se construye a partir de placas rectangulares de diferentes espesores, constituidas por una serie de celdas huecas que forman una estructura semejante a la de un panal de abejas, muy resistente. Las placas están fabricadas en polipropileno reciclado y reciclable, se ensamblan fácilmente, y se disponen horizontalmente como manta drenante, verticalmente como pared drenante, o bien agrupadas para el almacenamiento o canalización de aguas.

 

A pesar de su gran ligereza, posee una extraordinaria capacidad portante. Se instalan envueltas en geotextiles de alta calidad y se cubre luego con arena lavada, de modo que el sistema crea un espacio enterrado a través del cual el agua puede circular en cualquier dirección. Mediante la utilización de geomembranas permeables o impermeables, permitimos o impedimos que el agua penetre o abandone el sistema, logrando una adaptación ideal a cualquier tipo de configuración deseada. El sistema capta y gestiona exclusivamente agua filtrada, al moverse el agua en su interior, el diseño de las celdillas genera un regimen de turbulencia controlado (vortex) que contribuye a oxigenar el agua e impide el sedimento interno de limos, evitando que el sistema pueda llegar a atascarse.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© 2016. SUDS (Sistemas Urbanos Drenajes Sostenible)